Hombre aflojando los tornillos del aire acondicionado

Cómo cargar un aire acondicionado

En HomeServe te damos todas las claves para cargar de gas tu aparato de aire acondicionado. Coge las herramientas y ¡manos a la obra!

Salvador de la Casa

14/05/20

Ya han llegado los días de calor y puede que ni siquiera te hayas acordado de poner al día tu aire acondicionado antes de empezar a usarlo una temporada más. No te preocupes, aún estás a tiempo de tener todo listo antes de que las temperaturas empiecen a subir tanto como para que se convierta en el aparato más querido de tu casa.

Además de hacer una revisión y limpieza completas, cargar el aire acondicionado es imprescindible para que pueda funcionar a pleno rendimiento. Para cargar el gas de forma correcta, es muy importante contar con las herramientas adecuadas y conocer bien los pasos que dar. Si no lo tienes nada claro, no te preocupes, en HomeServe te damos todas las claves.

Llamar a un técnico de aire acondicionado | HomeServe

Herramientas necesarias para cargar gas a un aire acondicionado

Para recargar el aire acondicionado necesitas algunas herramientas que no es habitual tener en casa. Dispones de dos opciones: hacer una pequeña inversión para amortizarla todos los años o pedírselas prestadas a alguien de confianza.

Las herramientas que no te pueden faltar para recargar el aire acondicionado son:

  • Un manómetro, digital o manual, para controlar la presión del gas.
  • Una llave inglesa.
  • Un latiguillo para conectar el manómetro con la botella de carga de gas.
  • Un latiguillo con las rocas adecuadas para conectar el aire acondicionado y el manómetro.
  • Una botella con el tipo de gas que tu aparato de aire acondicionado necesita. Lo más normal hoy en día es que necesites refrigerante R22 o R410.

Manómetro enganchado al aparato de aire acondicionado

Pasos para cargar gas a un aire acondicionado

Una vez que tengas preparadas todas las herramientas, es el momento de ponerte manos a la obra. Si prestas atención y no te saltas ningún paso, será pan comido:

  1. Antes de comenzar con la carga, vacía el circuito para sacar el aire y la humedad que puedan haberse acumulado dentro.
  2. Comprueba las instrucciones de tu aparato de aire acondicionado, ya que tienes que cargar la cantidad de gas que indiquen. Si te saltas este paso puedes estropearlo o no conseguir el efecto que buscas: una casa fresquita.
  3. Apaga la corriente eléctrica del aire acondicionado y conecta el manómetro, comprueba antes que la llave está cerrada. Debes enganchar el lado de baja presión del manómetro y el de alta presión del aparato. Para hacerlo, desenrosca la tuerca de la válvula de carga y conecta el latiguillo a la herramienta.
  4. Al contrario de lo que sucede con la mayoría de aparatos y electrodomésticos, tienes que poner en marcha el aire acondicionado para cargarlo. Enciéndelo y espera unos 10 o 15 minutos para asegurarte de que el sistema está estabilizado.

bannerlocation

  1. Conecta el latiguillo que te queda a la válvula de carga del compresor apretando bien para que no se escape el gas.
  2. Antes de abrirla, engancha la botella de gas al racor central del manómetro.
  3. Abre la botella y afloja la tuerca del latiguillo del racor para que salga el poco aire que pueda quedar dentro. De este modo te aseguras de que solo hay gas en el circuito, aunque para conseguirlo tengas que echar a perder una pequeña cantidad.
  4. Lee lo que indica el manómetro, el lado de baja presión habrá descendido si la recarga es necesaria. Recuerda que solamente tendrás que hacer la recarga cuando el manómetro muestre un valor inferior al indicado en las instrucciones del aire acondicionado. Para orientarte, el gas R22 suele necesitar 65psi para funcionar correctamente, y el R410 funciona con al menos 100psi.
  5. Una vez que has comprobado el estado del gas, apaga de nuevo el aire acondicionado para hacer la carga.
  6. Deja que entre gas en el compresor abriendo la llave del manómetro, no tengas prisa y permite que vaya entrando poco a poco; de este modo, evitarás que se transforme en líquido.
  7. Cuando el manómetro indique la presión que necesitas, cierra la llave para que no entre más gas.
  8. Enciende de nuevo el aire acondicionado y comprueba que funciona correctamente.

Técnico de HomeServe comprobando el aire acondicionado

¿Tienes dudas sobre cómo utilizar el manómetro de forma adecuada? ¿No te fías de tu paciencia y te da miedo que el gas salga tan rápido que entre líquido en el aire acondicionado? ¿Crees que será peor el remedio que la enfermedad? O quizá pienses que es más trabajo del que te apetece hacer. No te preocupes, no todos somos unos manitas ni nos atrevemos con cualquier cosa. Ponte en manos de un profesional que se encargue de realizar la revisión completa de tu aire acondicionado, incluyendo la carga de gas, y olvídate de todo.

Y si quieres estar tranquilo durante todo el año, contrata nuestro pack de reparación Home Frío y Calor, nos encargaremos de las averías que puedan surgir y del mantenimiento preventivo anual de tu aire acondicionado.

Llamar a un técnico de aire acondicionado | HomeServe

Icono alerta Icono alerta

Muchas gracias. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para gestionar tu solicitud. Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00 de la tarde.