HERO Radiadores decoración cubrerradiadores deco interiorismo invierno

¿Es bueno cubrir tus radiadores? Te damos algunas ideas para hacerlo sin peligro

Salvador de la Casa

14/12/17

Hay radiadores modernos, de estética futurista, ultraplanos y minimalistas, que da gusto verlos.

En el otro rincón tenemos, con muchos más años y materiales tan vetustos como sus diseños, aquellos radiadores de hierro forjado, exhibiendo formas llamativas más propias del rococó, que dan porte y señorío a esos pisos grandes y antiguos del centro de las ciudades.

Y después, en medio de ambos, aparece una inmensidad de modelos que ha ido acumulando años de vida sin una aspiración estética destacable, familiares, si me apuras, del gotelé que suele acompañarlos.

Feos, pero productivos y necesarios, como ese mal menor inevitable que no te lanzas a cambiar.

bannerlocation.

Muchos amos de casa deciden, en un momento dado, cubrir sus carencias ornamentales con un cubrerradiador.

Hablamos de un armazón, normalmente de madera, que tapa el radiador y dobla su función al convertir la estructura en un mueblecito auxiliar.

No les culpo. Pero lo cierto es que no se trata de la mejor opción para resolver el problema decorativo que supone un radiador anticuado o deslucido.

Pese a la evidente inversión que requiere, la solución óptima desde todos los puntos de vista es la sustitución por un modelo nuevo, más bonito y eficiente, que no necesites esconder.

En esta tarea, nuestros expertos en sustitución de radiadores te pueden ayudar a encontrar el modelo perfecto para tu estilo decorativo y para ayudarte a reducir tus facturas de la calefacción.

¿Por qué no es eficiente tapar un radiador?

Esta práctica reduce enormemente su rendimiento calorífico y el confort que aporta a cada estancia. Los radiadores calientan por convección, y el calor que generan se traslada de abajo a arriba.

Si colocamos una pantalla junto a ellos, el rendimiento de su trabajo se reducirá un 10% y necesitará más tiempo y energía consumida para calentar la misma habitación.

Otro problema de cubrir el radiador es que se dificulta el acceso a sus llaves para realizar tareas de limpieza y mantenimiento, como el purgado.

Punto positivo: un aliado en hogares con niños

Por otro lado, cubrir los radiadores puede suponer un alivio en aquellas casas donde gatean o corretean peques sin frenos ni miedos, y evitará que sus delicadas manitas toquen tubos y superficies demasiado calientes.

¿Qué cubre radiador es el más adecuado para tu casa?

Lo más importante es que tengan rejillas amplias y suficientes para que el calor salga y se reparta correctamente por su entorno.

Así, encontrarás modelos con celosías fabricados a partir de madera o de hierro. La decisión estética queda en tus manos en función de la decoración de cada cuarto y los materiales predominantes.

También existen diseños que incorporan puertas frontales, en ocasiones abatibles, que facilitan su trabajo en temporadas de frío y su ocultación en momentos de menos uso, como el verano.

Los últimos tiempos han incorporado al mercado opciones más espectaculares que no solo disimularán su presencia, sino que aportarán elegancia y notas vanguardistas a tus espacios.

Maderas de wengué, forjas delicadas, cristales y lacados, revolucionarán esos rincones sin que tengas que reemplazar tu viejo radiador. Incluso puedes hacerte con unidades equipadas con cajoneras y otros utensilios, para convertir ese espacio poco agraciado en una cómoda útil y admirable.

Otras opciones para disimilar tu radiador sin cubrirlo

Una tendencia interesante es pintar tus radiadores del mismo color que la pared para hacer menos evidente su presencia. Eso sí, necesitarás utilizar una pintura capaz de resistir altas temperaturas sin estropearse.

En algunas de las imágenes que acompañan este post, seleccionadas de Pinterest por la siempre fascinante, práctica e ingeniosa Mrs. Shabby, encontrarás otras ideas como la de reciclar palés y otras maderas para fabricar estructuras cobertoras, emplear zapateros de IKEA o incluso jugar con la pintura generando arcoíris o degradados, a juego con los tonos dominantes en paredes, techos y muebles de cada habitación.

¿Te gustan estas opciones para esconder de la vista ese radiador cuya presencia te inquieta? ¡No te cortes y lánzate a taparlo con estas ideas! ;)

 

Te llamamos ahora

Estimado cliente,

Para poder ofrecerte la mejor solución por favor, selecciona la opción más adecuada y ponte en contacto con nosotros:

Emergencias contact info
Emergencias contact info