Silla junto a un radiador en una vivienda

Cómo asegurar el buen funcionamiento de los radiadores antes de que llegue el frío

Descubre los consejos de HomeServe para asegurar el buen funcionamiento de tus radiadores antes de que llegue el frío y reducir el consumo.

Salvador de la Casa

14/11/18

En esta estación, seguro que tus facturas se disparan con el gasto de energía que haces en tu casa respecto a los meses de verano. Y es que, en estos meses, el 47% del gasto viene de tu calefacción. 

Por eso, este año, quizá te venga bien tomar alguna medida antes de que llegue el frío de verdad y así puedas notarlo en tus gastos a final de mes. Aquí te doy algunos consejos para que tus radiadores funcionen perfectamente este invierno. ¡Atento!

Púrgalos de vez en cuando

Cuando el aire se mete dentro del circuito de tu radiador, además de hacer ruidos extraños, no está funcionando al 100%, ya que este aire dificulta que el calor pase por todos sus tramos. Esto también acaba repercutiendo en el gasto energético y económico, por lo que será bueno que realices una purga de vez en cuando. 

En este vídeo tienes los trucos para hacerlo rápidamente:

Como ves, solamente es necesario abrir la válvula con la ayuda de un destornillador para que salga el aire acumulado. Utiliza un recipiente para evitar que el agua caiga al suelo, ya que cuando empiece a salir un chorro continuo debes cerrar la válvula de nuevo. El radiador está listo para funcionar a pleno rendimiento.

Límpialos a fondo

Ahora es el momento de hacer una limpieza en profundidad de tus radiadores. Lo más habitual es que la suciedad sea superficial, por lo que bastará con limpiar el polvo y pasar una bayeta húmeda por todos sus recovecos. Asegúrate de secarlos bien para que no quede ningún resto de humedad al encenderlos.

Si hay alguna mancha que se resiste, se puede utilizar un jabón suave o una máquina de vapor, pero no caigas en el error de emplear productos corrosivos o que puedan rayar la pintura o el esmalte del radiador. Resiste también a la tentación de pintarlos, aplicar una capa de pintura solo hará que el calor no se expanda hacia el exterior todo lo bien que debería. Estos aparatos deben mantener la pintura con la que salen de fábrica.

Repara los radiadores que gotean

Puede que hayas dejado pasar todo el verano y no te hayas acordado de ese radiador que gotea. Antes de que se llene el circuito de la calefacción y empiece a gotear de nuevo, es el momento de arreglarlo.

Si pierde agua por la llave, tendrás que comprobar si basta con apretarla o si es necesario cambiarla por una nueva. Si la fuga se produce en alguna otra parte, puedes repararlo con masilla especial para resistir temperaturas elevadas:

  • Lija la superficie deteriorada y límpiala.
  • Moldea la masilla y aplícala sobre la fisura.
  • Presiona con fuerza para conseguir una buena adherencia.
  • Espera a que la masilla se endurezca.
  • Lija de nuevo la superficie para lograr un aspecto uniforme.

Para evitar que se pierda mucha agua y se produzcan charcos en el suelo, lo mejor es cortar el radiador que gotea hasta que esté completamente reparado.

Intenta no cubrir tus radiadores

Si quieres que el calor se propague por toda la habitación, no cubras tu radiador. Haciéndolo, consigues que el calor no se traspase bien, por lo que al final el gasto será mayor y encima no tendrás la sala lo suficientemente cálida. Además, puedes provocar incendios si el material se calienta demasiado. Si no aguantas las ganas de cubrirlos con algún mueble sí o sí, en este post te damos algunos trucos para hacerlo lo más eficientemente posible.

Evita también utilizarlos para secar ropa. Puede ser muy tentador para acelerar el proceso, pero colocar ropa húmeda sobre un radiador encendido hará que aumente la humedad en el ambiente y que el aire caliente no circule bien.

Haz que tus radiadores sean inteligentes

Para ahorrar un poco más de energía cada mes, puedes utilizar cabezales en tus radiadores, con los que podrás programar la temperatura específica que necesita cada una de las salas y el tiempo que quieras que estén activados. Lo más recomendable es que elijas una temperatura de entre 20 y 21 grados durante el día, y que por la noche descienda a unos 13 grados aproximadamente. Recuerda que es preferible bajar un poco la calefacción y ponerse un jersey para estar en casa.

Contar con un termostato para que regule el mínimo de grados al que debe mantenerse tu casa hará que el sistema de calefacción no realice un gasto energético mayor para calentar la vivienda desde una temperatura excesivamente baja.

Instalar un cabezal te supondrá un coste inicial no tan significativo que se verá reflejado en el ahorro de tus facturas cada mes. Las opciones más tecnológicas permiten incluso que controles cada radiador desde tu móvil. ¿No es genial?

bannerlocation

Protege y aísla el entorno de tu radiador

Para que el funcionamiento de tu radiador sea mejor, vendría bien proteger su entorno para que no haya fugas. Tener tus ventanas y puertas aisladas es lo primero que debes hacer. Además, impermeabiliza las paredes de tu casa para que no se escape el calor por sus poros. También puedes probar a colocar un panel reflectante en la trasera de tu radiador. ¡Notarás la diferencia!

Cierra los radiadores que no utilices

Si tienes una casa grande, seguro que no utilizas todas las habitaciones todos los días. Por tanto, será un gasto innecesario encender los radiadores de esas salas. Condénalos y cierra la puerta y comprobarás que el gasto a final de mes será menor.

¿Ya tienes tus radiadores listos para el frío? Si has seguido estos pasos, seguro que lo están. Si tienes algún problema, siempre puedes contactar con alguno de mis compis expertos en calefacción, ¡te ayudarán encantados! Y si eres de los que prefieren olvidarse de todo y dejar el mantenimiento de su hogar en manos de profesionales, contrata Home Mantenimiento Gas, nuestro seguro complementario que cubre las revisiones que necesites y las urgencias todos los días del año.

LLAMAR | HomeServe

Icono alerta Icono alerta

Muchas gracias. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para gestionar tu solicitud. Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00 de la tarde.