Cómo instalar una ducha en tu piscina

Las mejores duchas para tu piscina y cómo instalarlas

Salvador de la Casa

04/08/17

Llamar a un fontanero | HomeServe

La ducha es, tal vez, mi lugar favorito de toda la casa. Allí nos preparamos para salir a conquistar el mundo cada mañana y nos reconciliamos con todo después de una dura jornada de trabajo.

Instalación de ducha en jardín

Imágenes: casaydiseno.com, es.pinterest.com.  

Pero existe una ducha que supera todas esas capacidades renovadoras y las multiplica por palabras como verano, vacaciones o playa. Esa ducha exterior que situamos cerca de la piscina o del acceso al mar.

En el primer caso, elimina de nuestro cuerpo todo rastro de cremas y tierra antes de zambullirnos en nuestra propia alberca. Ambos mecanismos, a nuestra salida, nos ayudan a retirar de nuestra piel y cabello todos los restos de cloro, sal, algas o arena. 

 

 

Las duchas de exterior son la mejor garantía de que nuestra piel y nuestras piscinas lucirán mucho más presentables durante más tiempo. Por eso es importante contar con un modelo versátil y bien situado, capaz de acometer el servicio con efectividad.

Presta atención a estos consejos de nuestros profesionales en mantenimiento de piscinas y otras zonas exteriores de nuestro jardín:

¿Dónde poner tu ducha de piscina?

La respuesta es obvia: lo más cerca posible del vaso de tu piscina. Si la logística o la distribución espacial no te lo permiten, ten en cuenta la posibilidad de construir un camino —de madera, cerámica, pizarra, etc.— que conecte ambas, siempre con materiales duraderos y antideslizantes. Esta integración de ambos elementos le dará un plus de elegancia a tu patio.

Ducha en piscina

¿Qué tipos de duchas de exterior existen?

El primer tipo, por su funcionalidad y comodidad de instalación, son las duchas prefabricadas. Normalmente son tan fáciles de colocar, que solo necesitan una toma de agua y un punto de descarga del agua empleada.

Desde el punto de vista estético, suelen ser cerradas y con apariencia de caja, por lo que es posible que no conserven una gran armonía con el resto de elementos de tu jardín. Sin embargo, son muy útiles para piscinas cubiertas, donde, además, pueden proporcionar algo de privacidad según el diseño de cada modelo.

También existen las duchas para interior, que pueden pender del techo de un porche o una terraza, y proporcionarte una experiencia más resguardada cuando te aseas al abandonar el agua. En dicho espacio techado podrás tener, además, accesorios de cuidado personal para rematar tu salida sin ningún tipo de limitación.

Entre las duchas de exterior, un tipo que me encanta personalmente son aquellas que se integran en el mismo suelo de madera en torno a nuestra zona acuática.

En este caso, es importante que el drenaje de la zona se mantenga siempre limpio y despejado, y llevar a cabo un mantenimiento constante y una vigilancia para evitar que la madera se astille y resulte peligrosa para nuestros pies.

Ducha en piscina tropical 

Las duchas pueden acompañarse de un muro para ofrecer algo más de intimidad y protección frente al viento durante el aseo. Este puede separar visualmente las tuberías de la piscina, cubrirla semicircularmente, o por completo, etc.

Las duchas solares son una alternativa genial para aprovechar la incidencia de rayos en la zona de baño y calentar con ellos el agua de tu próximo lavado.

¿Y sobre los materiales?

Mi debilidad, ya lo sabes bien si sigues habitualmente este blog, es la madera. Puedes emplear tablones especialmente tratados con barnices para aguantar la intemperie y el agua constante, y variedades como el bambú para embellecer aún más tu conjunto de jardín.

También existen las duchas portátiles, que puedes mover contigo hacia cualquier lugar con una manguera que conecta a ella.

¿Dónde puedo colocar mi ducha nueva?

Ante todo, ten en cuenta que hace falta que pase por allí una tubería de drenaje de aguas y que exista suficiente pendiente para que se pueda conectar dicha fuente de agua con ella.

En ese punto necesitarás cavar un agujero con la forma de tu nuevo y flamante accesorio de relax, limpiándolo de hierbas, piedras y —muy importante— de raíces de árboles, uno de los grandes y silenciosos creadores de problemas domésticos por excelencia en casas de jardín.

Una vez preparada la base en condiciones, hay que poner gravilla en la zona, nivelarla y asentar sobre ella una mezcla de cemento y piedras o cerámica antideslizante, con mucho cuidado de dejar el drenaje del agua intacto (si no queremos que se acumule a nuestros pies tras cada uso).

Ahora que tienes la superficie lista para acoger la estructura de la ducha, coloca los componentes según indique cada fabricante, conecta entrada y salida de agua… ¡Y eleva tu disfrute de pisci a nuevos niveles!

Y si necesitas ayuda para la instalación, colocación o construcción de una ducha para tu jardín o tu piscina, puedes preguntar sin compromiso a cualquiera de nuestros expertos fontaneros de HomeServe.

¿Qué te han parecido todas estas ideas para renovar la ducha de tu piscina? Anímate y pon en práctica alguno de estos consejos :) 

 Llamar a un fontanero | HomeServe

Icono alerta Icono alerta

Muchas gracias. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para gestionar tu solicitud. Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00 de la tarde.