Familia sentada alrededor de la mesa

Cómo poner tu caldera a punto para el invierno

Consejos básicos para el mantenimiento de tu caldera. Prevén futuras averías y ahorra dinero en reparaciones con HomeServe.

Salvador de la Casa

07/11/14

Todos estamos de acuerdo en que los pingüinos son una monada, pero ¡Qué bien se está calentito en el sofá! Evita que tu casa se convierte en el Polo Norte con estos consejos sobre tu caldera.

Todos estamos de acuerdo en que los pingüinos son una monada, pero ¡qué bien se está calentito en el sofá! Evita que tu casa se convierta en el Polo Norte con estos consejos para comprobar el funcionamiento de tu caldera antes de que empiece el invierno.

Estas instrucciones te serán útiles tanto con unidades digitales como en equipos manuales:

1. Haz una limpieza a fondo

La limpieza es fundamental para la marcha adecuada de cualquier aparato. En una caldera, además, eliminar cualquier resto de suciedad acumulada es cuestión de seguridad, ya que puede interferir en su correcto funcionamiento.

No olvides lavar la carcasa exterior y las rejillas de ventilación con un paño húmedo y un poco de jabón no abrasivo. Para el ventilador y el quemador, utiliza un cepillo de cerdas suaves que sea efectivo, pero que no estropee las piezas más delicadas. Una vez que hayas terminado, deja que el sistema se seque por completo antes de ponerlo en funcionamiento.

2. Revisa el conducto del gas

Para asegurarte de que está en buen estado. Ha de estar bien conectado a la caldera y, por supuesto, tener la llave de paso abierta. ¿La cerraste cuando se acabó el frío? Es el momento de abrirla para que el gas pueda entrar de nuevo en el circuito.

3. ¿La alimentación eléctrica es correcta?

¿Funciona bien el enchufe al que está conectada la caldera? Sigamos…

4. Enciende tu equipo

En su pantalla aparecerán unos dígitos mientras se resetea la información que sus sensores van detectando. Está midiendo el nivel de presión (expresado en bares) y la temperatura (en °C).

Si no apagaste la caldera en verano porque se encarga de calentar el agua, asegúrate de que está en modo invierno, de no ser así los radiadores no se encenderán.

5. Comprobemos la presión

¿Qué marca tu caldera? Lo conveniente es que la presión se mantenga entre 1,2 y 1,5 bares. De lo contrario, acude a la llave de llenado de tu equipo y corrige el nivel de entrada. Al hacerlo, percibirás el sonido que produce el líquido accediendo al sistema: la pantalla reflejará este cambio gradual.

Es recomendable purgar los radiadores antes de comprobar la presión, de otro modo, tendrás que hacerlo dos veces. Solo tienes que aflojar ligeramente el tornillo para que salga el aire que se haya quedado acumulado en el interior. Cuando mane agua de forma continua, el radiador está listo para funcionar a pleno rendimiento. Es el momento de cerrar la llave y comprobar los bares que marca la caldera.

¿Funciona el termostato?

El termostato nos permite programar el encendido y apagado de la caldera, además de fijar la temperatura a la que queremos caldear nuestro hogar. Antes de que lleguen los días fríos, asegúrate de que funciona correctamente.

Es muy sencillo. Enciende la calefacción, programa una temperatura y una hora y comprueba que todo va bien. Si algo no funciona, no olvides revisar las pilas, a veces una intervención sencilla es la más difícil de detectar.

bomba de calor familia

7. Elige una temperatura adecuada

Además de conseguir una casa caldeada de forma eficiente, abstenerse de seleccionar temperaturas demasiado altas hará que el sistema de calefacción funcione mejor. Si la caldera sufre cambios bruscos de temperatura sus elementos deberán trabajar más y, por lo tanto, su vida útil se verá reducida.

La mejor opción es elegir una temperatura media y continuada, evitando la necesidad de que la caldera entre en pleno funcionamiento cada cierto tiempo. Una temperatura de 21 grados es suficiente durante el día, mientras que por la noche puede descender hasta los 13 grados sin que notemos que hace frío.

bannerlocation

8. No olvides las revisiones oficiales

Encargarte tú mismo de la puesta a punto de tu caldera cuando empieza el mal tiempo está muy bien, pero no sustituye la revisión oficial que debe pasar cada dos años.

Además, el sistema completo de calefacción debe revisarse obligatoriamente cada 5 años para comprobar que las tuberías, las llaves, los radiadores o las gomas están en perfecto estado.

Es importante que guardes las instrucciones de tu fabricante para conocer mejor los pormenores de tu instalación. En el manual habrá un esquema de sus partes para que identifiques sin problema esta llave y cualquier otro componente.

Si todo es correcto hasta aquí, solo falta que prestes atención a la adecuada entrega de calor del sistema durante su uso cotidiano. Si notas altibajos en su funcionamiento, lo más habitual es que ocurra un problema con la presión. Comprueba su nivel como te hemos mostrado y, si no logras solucionarlo, solicita la ayuda de un técnico de calefacción con todas las garantías como los que te ofrece HomeServe. Dará con la solución en cuestión de minutos para que puedas seguir disfrutando del calor en casa como es debido.

Llamar a un técnico de calefacción | HomeServe

Para tener la seguridad de que tu caldera funcionará correctamente durante todo el año, contrata Home Mantenimiento Gas, que incluye las reparaciones que necesites con desplazamiento gratuito y una revisión anual.

LLAMAR |HomeServe

Icono alerta Icono alerta

Muchas gracias. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para gestionar tu solicitud. Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00 de la tarde.