Las jambas o tapetes de las puertas: tipología y cómo sacar las piezas que cubren el marco de una puerta para llevar a cabo su sustitución o reparación, con las recomendaciones de nuestros expertos carpinteros de HomeServe España

Qué es una jamba o tapeta de puerta, sus tipos y cómo se repara

Salvador de la casa

29/11/17

Si jamba de la puerta te suena a junta de la trócola, bienvenido: este es tu post y hoy vas a aprender una palabra nueva.

Según la Wikipedia, la jamba es “cada una de las dos piezas de un vano que están puestas verticalmente, a ambos lados del mismo, sostienen un dintel, un arco o las arquivoltas situadas sobre ellas”.

Es decir, la también conocida como tapeta, es cada uno de esos complementos que tapan la unión entre la pared y el cerco de la puerta (el marco en el que bate).

Dicho de otra forma, más visual y relajada, las jambas cumplen en parte una función así de esencial.

Así, el jambaje es el conjunto de las dos jambas y el dintel que conforman el marco de una puerta o una ventana (todo lo perteneciente al ornato de las jambas y el dintel).

Cuando los carpinteros instalan las jambas lo llamamos guarnecer el marco, y de este ejercicio de protección surge que también se conozca en algunos lugares como guarnición.

¿Qué tipos de jambas existen?

Las jambas molduradas son las más habituales, aquellas con la moldura grabada, en madera o conglomerado, cubriendo puertas generalmente de estilo rústico.

Como habrás visto muchas veces, la unión entre las jambas verticales y la horizontal se hace recortando ambos encuentros a 45º para que se acoplen perfectamente entre sí.

Las jambas lisas son minimalistas, para estilos modernos. Aquí no es necesario recortar a 45º el punto de encuentro, pues no hay un patrón que continuar.

En la imagen superior puedes ver, por orden de izquierda a derecha, una moldura estándar, una tapeta curva, una entestada, una extensible, y una recta.

Si tenemos en cuenta el material con que son construidas, las jambas pueden ser macizas (una sola pieza de madera noble), o rechapadas (con MDF, fibras de madera de pino), ya sea con cobertura de madera natural o de papel melaminado, o lacadas.

 Dependiendo del lugar que ocupe la puerta en la casa, las jambas suelen presentar unos u otros grosores (hasta 9 cm en la puerta de entrada, por unos 7 en las interiores, jugando con unos espesores de entre 10 y 13 mm).

Jambas de copetín. La palabra jamba procede del idioma francésjambe, que significa pierna, término utilizado por la semejanza de su función sustentante.

¿Cómo soltar las jambas de la puerta?

Ya sea por golpes, arañazos o el desprendimiento que termina dejando semiarrancada una jamba, en ocasiones necesitamos sacarlas para repararlas o sustituirlas.

Para sacar una jamba necesitaremos una espátula, que emplearemos a modo de palanca.

Calamos la espátula entre jamba y pared, y vamos dando pequeños golpes secos. Se irá soltando poco a poco y sin necesidad de hacer mucha fuerza.

Muchas jambas se fijan a la pared con adhesivo de montaje, silicona, cola o clavos de cabeza perdida. Dependiendo del material, habrá que golpear más o menos fuerte, o usar unas tenazas para extraer los clavos con sumo cuidado.

Un consejo, si quieres conservar tanto las jambas como la pared intacta, es que vayas muy poco a poco y que coloques un trozo de cartón entre espátula y pared (también puedes ponerlo sobre la jamba, creando un sándwich de protección) que absorba las rozaduras.

Una vez fuera la jamba que has decidido remodelar o sustituir, debes limpiar la zona y aplicar adhesivo de montaje tanto en la pared como en la jamba (nueva o restaurada), y proceder a colocarla fijándola en su posición original para que se adhiera a ese espacio. Si tuviste que retirar clavos, ahora deberás rellenar ese espacio con masilla especial para madera y voilá, ya tendrás tu puerta con un aspecto renovado.

Y si necesitas ayuda para cambiar y rejuvenecer jambas y puertas de tu casa, barnizarlas, cambiar rodapiés y todo tipo de trabajos de carpintería, cuenta con nuestros expertos carpinteros.

bannerlocation

Y si lo que quieres es tener siempre tu casa a punto, sin que las averías y reparaciones del hogar supongan un problema, en HomeServe ponemos a tus disposición los packs de reparación más completos. Pagarás una pequeña cuota anual y olvídate de las reparaciones. O si necesitas una reparación puntual, recuerda que en HomeServe el primer servicio es GRATIS* (*Consulta condiciones)

Botón llamar a HomeServe

Cookies en Homeserve

Este sitio web usa cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Para más información, accede a nuestra política de cookies

Cookies en Homeserve
Icono alerta Icono alerta

Muchas gracias. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para gestionar tu solicitud. Nuestro horario de atención es de Lunes a Viernes de 9:00 a 20:00 de la tarde.