tecnologia para ahorrar agua

Cómo nos ayuda la tecnología a ahorrar agua

28/11/18

Ahorrar agua es esencial para asegurar la sostenibilidad de las ciudades y garantizar el acceso a este recurso natural fundamental para la vida. Además del componente medioambiental y de conservación del planeta, el ahorro de agua supone un menor gasto en la factura final de hogares, edificios de oficinas e industrias.

La tecnología para ahorrar agua comienza a ser una realidad, de la que saldrán beneficiados consumidores y proveedores de servicio de aguas. En las ciudades del futuro, la gestión de este recurso será fundamental para garantizar su sostenibilidad y su habitabilidad.

El futuro del agua: más demanda de unos recursos limitados

Según el último informe de Naciones Unidas, en apenas 30 años pasaremos de ser 7.600 millones de habitantes en la Tierra a más de 10.000 millones (estimación para 2050). Esto significa que la demanda de recursos hídricos crecerá de forma dramática, y que las ciudades y gobiernos deben hacerle frente.

Lavadora_Ahorrar agua

El gran problema actual radica en unas infraestructuras obsoletas e incapaces de asumir la demanda de agua tan elevada. Pero este no es el único contratiempo: los efectos de las lluvias torrenciales y las inundaciones provocan averías, fugas e incluso destruyen tramos de las canalizaciones.

Aprovechando los sistemas y desarrollos diseñados específicamente para el negocio del agua, las empresas de servicios públicos pueden abordar mejor el problema del envejecimiento de las infraestructuras. También podrán afrontar los grandes cambios poblacionales que están por venir, los mismos que afectan tanto al consumo de agua como a la planificación general del servicio.

La clave está en recopilar la mayor cantidad posible de datos de consumo de agua en los vecindarios, no únicamente los datos extraídos de las lecturas de contadores. Es necesario ir más allá y medir las fugas, el aprovechamiento del agua, incluso las aguas pluviales en la ecuación. Y ahí es cómo la tecnología nos ayuda a ahorrar agua.

El análisis de estos datos (aplicando técnicas de Big Data) ayuda a organizar toda la información, dándole sentido y permitiendo comunicar los resultados de manera inmediata para una toma de decisiones completamente informada. Así se llega a soluciones proactivas que mejorarán el servicio y, lo que es más importante, la gestión a nivel municipal.

Esto tiene implicaciones a nivel del servicio al cliente, puesto que los consumidores obtendrán una información mucho más detallada sobre su historial de consumo. Y no solo eso, aplicar tecnología para ahorrar agua también ayudará a detectar fugas, las cuales suponen pérdidas económicas por el excesivo gasto que suponen.

Ahorro de agua_ducha

Asimismo, la empresa de servicios podrá correlacionar los datos de flujo y presión para optimizar sus equipos y, sobre todo, para minimizar de forma significativa el agua que no llega al consumidor. Es decir, aquella que se pierde en el suministro antes de llegar a su destino por fugas, u otras causas, ahorrando tiempo, mano de obra y dinero.

La clave está en los datos

Implantar soluciones Smart Water implica recopilar datos significativos, que más tarde serán procesados en tiempo real. Con estas soluciones de tecnología para ahorrar agua, las empresas de servicios podrán generar la misma cantidad de datos en un solo día, en lugar de los de todo un año, como lo hacen ahora.

El manejo de toda esta información hoy en día es un problema, cuya solución pasa por emplear técnicas de Big Data y sistemas basado en Machine Learning.

Estos datos, una vez procesados, permiten a las utilities:

  • Mejorar la detección de fugas y localizar sus ubicaciones. 
  • Verificar alarmas en tiempo real.
  • Eliminar falsas alarmas (también en tiempo real).
  • Mejorar la monitorización de la red.
  • Reaccionar a problemas de calidad del agua con celeridad.

En definitiva, la tecnología para ahorrar agua permite mejorar el servicio al cliente para proporcionar un servicio las 24 horas, los 7 días de la semana.

Herramientas lavadora_ahorro de agua

¿Qué hace falta para llegar a este punto? Es necesario basarse en la infraestructura existente para, a partir de ella, construir nuevas soluciones. El primer objetivo será centrarse en los puntos más críticos en la red de aguas (y aquellos que provocan mayores pérdidas).

Utilizando una arquitectura abierta para diseñar las soluciones para cada ciudad es posible añadir sensores adicionales que recopilen esos valiosos datos relacionados con las operaciones del sistema de distribución.

¿El resultado? Una ciudad que evoluciona para convertirse en una Smart City, capaz de proveer de suministro de aguas a todos sus ciudadanos, instalaciones, edificios e industrias, minimizando a la vez las pérdidas por fugas o averías. El sistema de gestión de aguas de estas ciudades de un futuro no tan lejano será capaz de reaccionar de manera automatizada a los problemas, eligiendo a su vez las soluciones más eficaces para atajarlos.

Así es como la tecnología nos ayudará a ahorrar agua, proporcionando un servicio de calidad a los consumidores, garantizando la sostenibilidad de este recurso tan indispensable para la vida, y garantizando una solución escalable a medida que crezca la población.

 

Te llamamos ahora

Estimado cliente,

Para poder ofrecerte la mejor solución por favor, selecciona la opción más adecuada y ponte en contacto con nosotros:

Emergencias contact info
Emergencias contact info