Reparador con caldera

El mantenimiento de la calefacción, clave para optimizar el consumo

14/11/18

Contar con un eficiente sistema de calefacción en una vivienda se vuelve imprescindible a medida que llega el otoño y ya nos acercamos a los meses más fríos. A pesar de ser este un año atípico en cuanto a la meteorología, las noches ya son más frías y, poco a poco, se empiezan a conectar los equipos de climatización para proporcionar calor.

Es en este momento cuando los usuarios comprobarán si disponen de un sistema a punto, capaz de brindar las máximas prestaciones, o si necesita de una revisión de última hora para pasar un buen invierno.

Existen dos tipos de mantenimiento de la calefacción del hogar, y uno de ellos lo puede realizar el propio usuario en su vivienda, tan solo siguiendo estos consejos. Por otro lado, está la revisión por parte de profesionales cualificados, que conocen cada sistema de calefacción y proporcionan un servicio completo de revisión, detección de fallos y reparaciones o sustituciones, cuando corresponde.

radiador_HomeServe

La clave para que la calefacción funcione al máximo rendimiento es que tenga el mantenimiento al día, que cada componente esté perfectamente ajustado y en buen estado, y que el sistema concreto funcione dentro de los parámetros óptimos. Esto hará que todo funcione con máxima eficiencia, es decir, proporcionando el confort deseado con un gasto mínimo de energía.

El mantenimiento depende del tipo de sistema de calefacción

Las calderas de gas son las más comunes en los hogares. Existe una distancia considerable entre las calderas antiguas y las modernas, sobre todo en términos de emisiones y seguridad, así como en cuestiones de eficiencia. Su mantenimiento incluye, lógicamente, una revisión del sistema de gas.

Existen muchos tipos de sistemas de climatización que combinan frío, calor y ACS (agua caliente sanitaria). Los últimos avances tecnológicos han supuesto un avance en lo que a consumo de energía se refiere para estos sistemas.

Reparador de calderas_HomeServe

  • Por ejemplo, las bombas de calor para agua caliente sanitaria ofrecen un ahorro de energía que puede llegar a ser de hasta un 70% comparando con un sistema tradicional.
  • Otra novedad que empieza a ganar terreno en el mercado son los sistemas basados en aerotermia, que aprovechan la energía térmica del aire y la transfiere hacia el interior de la vivienda para proporcionar calefacción, refrigeración y agua caliente sanitaria. La ventaja de este sistema es que pueden funcionar conectados a los emisores que ya existen en la vivienda, es decir, los radiadores, los suelos radiantes o los fan-coils que ya estuvieran instalados. A su vez, es posible conectar una bomba de calor de aerotermia con un sistema de caldera tradicional para formar un sistema híbrido de climatización. De esta manera, se consiguen eficiencias y ahorros energéticos significativos en la vivienda a medio y largo plazo, cumpliendo así con el objetivo de producir calor con un menor consumo. Estos sistemas de aerotermia contribuyen a mejorar la certificación energética de la vivienda gracias a sus bajas emisiones contaminantes.

Todo esto no se puede aprovechar sin un buen mantenimiento. Dependiendo de la tecnología, así serán las necesidades. En el caso de las bombas de calor, que cada vez se instalan más en los hogares españoles, hay que tener a punto tanto la unidad interior (de mantenimiento más sencillo por parte el usuario), como la exterior (que, sobre todo en zonas costeras, requiere de un profesional cualificado para ello por, entre otras cosas, el salitre que se adhiere a algunos componentes), o los circuitos hidráulicos, que también requieren de la mano de un profesional.

Familia en sofá_HomeServe

Las revisiones de la calefacción tienen una frecuencia que depende del Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE). En el caso de las calderas de gas domésticas, la revisión obligatoria es cada dos años. En el caso de calderas como las antiguas de gasóleo, la revisión es, al menos, una vez al año, o más (dependiendo de lo que recomiende el fabricante). En el caso del gas natural, las revisiones obligatorias tienen un periodo de 5 años.

La asistencia profesional, en todo caso, es la elección más inteligente a la hora de mantener el sistema de calefacción en óptimo funcionamiento. No nos podemos olvidar de los elementos radiantes, tan importantes, que deben estar también en buen estado de revisión, purgados o, en caso de ser necesario o recomendable, sustituidos por nuevas unidades más eficientes.

 Gracias a los planes de suscripción mensual y anual, los clientes pueden estar tranquilos con el estado de mantenimiento de los diferentes equipos e instalaciones, recibiendo a los profesionales mejor cualificados que realizarán su trabajo con diligencia y eficacia.

En resumen, contar con un sistema de calefacción del hogar eficiente para este invierno es fundamental. Pero no solo hemos de limitarnos al aparato tecnológico en sí mismo, sino también es necesario realizar un mantenimiento periódico sumado a un buen servicio de asistencia profesional.

 

Te llamamos ahora

Estimado cliente,

Para poder ofrecerte la mejor solución por favor, selecciona la opción más adecuada y ponte en contacto con nosotros:

Emergencias contact info
Emergencias contact info