¿Puedo colgar cosas pesadas de una pared de Pladur?

¿Te imaginas que estás colgando la tele nueva de la pared de tu salón y, de repente, todas sus pulgadas se caen al suelo arrancando con ellas un trozo enorme de Pladur?

Pues no es ciencia ficción: lo hemos visto con nuestros propios ojos. Muchas veces.

Y es que hay muchos tipos de pared, cuya resistencia viene marcada por el material que las compone. No puedes olvidar este hecho cuando te plantees si alojar un nuevo estante en el dormitorio para albergar tu colección enciclopédica favorita.

Así, si quieres instalar ese utilísimo soporte de tv con cabezal para ver el fútbol desde cualquier ángulo, una pared de hormigón o de ladrillo te resultará de plenas garantías, con los tacos adecuados. Pero si la pared que estás mirando está fabricada de placa de yeso laminado, la historia cambia mucho.

Ten en cuenta que puedes reforzar la ecuación de la resistencia así:

Peso colgado Vs superficie de contacto + nº de puntos de sujeción.

Has de tener en cuenta, en primer lugar, el grosor de tu Pladur. Hay formatos de 10, 13 y 15 mm de anchura. Cuanto más grueso sea el tuyo y más elementos de refuerzo incorpore, mucho más resistente será.

Otro factor decisivo es la superficie de contacto y, por tanto, la distribución de los pesos. A más puntos de agarre y mayor área de sujeción, más seguridad.

Así, en el ejemplo del soporte para tv, lo mejor es que te hagas con una base con amplia superficie y muchas ranuras para colocar la mayor cantidad de tacos posible, y así distribuir el peso en un área más grande y en multitud de puntos de agarre.

Si el objeto colgado va a experimentar una manipulación frecuente (por ejemplo, en el caso de un soporte de tv extensible o con raíles, o de un estante con retirada y colocación habitual de objetos pesados), necesitarás reforzar las precauciones aún más.

Respecto a los tacos, has de saber que existe una tornillería específica y muy apropiada para colgar en Pladur. Los más resistentes son los tacos metálicos de paraguas. Consulta en tu tienda de bricolaje habitual y te asesorarán con mayor precisión cual es la solución óptima para tu caso, aunque esta imagen hará que te resulten más familiares.

Otra opción muy interesante es atornillar sobre el perfil galvanizado que compone la estructura de acero que sostiene el Pladur. Como si se tratase de un esqueleto metálico, esta perfilería soporta las distintas placas que componen tu pared. Al tratarse de los puntos de unión, su resistencia es mayor que la de cualquier otro punto del Pladur (así como la lámina de yeso es más frágil cuanto más lejos de los mismos).

Para localizar estos perfiles con facilidad, emplea un imán. Suelen estar cada 40 0 60 centímetros en vertical, e incluso puede que también encuentres travesaños horizontales en los que apoyarte igualmente.

Y recuerda que, ante la duda, es mejor extremar las precauciones y contar con ayuda profesional antes de que sea demasiado tarde.


(Visited 57.761 times, 2 visits today)