Cómo tapar agujeros en paredes y techos, antes de pintar

Todos los pintores profesionales cuando van a pintar paredes y techos, necesitan reparar primero todas sus imperfecciones, rozaduras y agujeros. Los golpes, los clavos y los desconches de pintura son antiestéticos y no permitirán a la nueva capa de pintura adherirse correctamente y tapar estos deterioros.

Por eso vamos a aprender cómo dejar completamente lisa y preparada una pared.

¿Qué herramientas y materiales necesitas?

– Espátula, dos si el agujero es grande.

– Llana, mejor que la segunda espátula.

– Aguaplast, o tu marca habitual de material de relleno.

– Lija de grano fino triple cero.

Todas estas cosas las puedes conseguir en tu ferretería de barrio habitual o tu tienda de bricolaje.

Primero limpia bien la superficie sobre la que vas a trabajar con un paño ligeramente húmedo, y sécala. Una vez lista, prepara el Aguaplast o similar siguiendo las instrucciones del fabricante.

Ahora toca aplicarlo: lo haremos con la espátula, mientras que con la otra mano emplearemos la llana para alisar la superficie. Fíjate en el vídeo para aprender los movimientos correctos de la mano de nuestro profesional.

Cuando esté relleno el hueco del agujero, da una última mano más ancha que la propia grieta o agujero, y deja que sobresalga ligeramente de la superficie. Esto servirá para igualar todo el área próxima, y tras dejar secar 24 horas, la lijaremos para eliminar el sobrante y las imperfecciones.

Pasa una lija suave –recomendamos que sea muy fina, triple cero- frotando hasta que quede suave al tacto. Finalmente, retira el polvo generado con un trapo limpio y seco.

Tu pared está ahora lista para pintar o aplicar un papel decorativo a tu gusto.

Parece fácil, ¿verdad? Y lo es, si sigues estos pasos a raja tabla. Pero recuerda que si necesitas ayuda, puedes contactar con nuestros pintores profesionales, que existen para hacer tu vida más fácil 😉

 

(Visited 29.975 times, 1 visits today)